Preparar la casa para un invierno temperado es posible. Sólo se requiere seguir algunas recomendaciones y hacer pequeños cambios que pueden dar como resultado un calor más duradero.

Debemos observar y analizar los materiales de aislación con que cuenta la casa. Así conservar una temperatura para el invierno ideal de 20ºC, según la OMS. será la meta a conseguir.

Un procedimiento infalible es prender una vela y acercarse a las puertas y ventanas para notar las fuentes de filtración de aire. Gracias a la inclinación de la llama podremos también localizar corrientes de aire y ventanas o puertas que requieren de nueva aislación. La Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), indica que en algunos casos las filtraciones de aire pueden significar hasta el 30% de las necesidades de climatización que se deben a las pérdidas que se originan por tales filtraciones.

La AChEE aconseja para un correcto uso de La energía, mantener el control en estas filtraciones y aislarlas con silicona o cintas adhesivas. Además propone mejorar la aislación térmica aplicando sustancias aislantes que no sean tóxicas en cielos e interiores de paredes de madera.

Se deben tener en cuenta algunos factores de la envolvente (paredes, ventanas y puertas) que se deben mejorar o al menos revisar. Una de las principales pérdidas de calor se produce a través de los techos y muros. por lo que mejorar el aislamiento térmico puede significar ahorro energético y monetario en la calefacción. Una capa de 3 cm. de lana de vidrio polietileno expandido o poliuretano (los materiales más habituales) tienen la misma capacidad aislante que un muro de piedra de un metro de espesor.

Los ventanales son fuente de escape del calor por lo que si es posible, cámbielas por aquellas de doble vidrio, sí no lo es puede, puede ayudarse con cortinas gruesas, idealmente térmicas. También es recomendable utilizar persianas o protecciones solares por el exterior.

Muy importante es evitar la humedad en muros y en el interior de la casa. Para esto nos podemos ayudar de la campana de cocina y de un extractor de aire en el baño, o si tiene ventanas abiertas un poco. La recomendación es no encender la calefacción hasta después de ventilar, lo que debe realizarse por no más de 10 minutos.

También podemos pedir ayuda a la naturaleza y plantar cerca de ventanales, árboles de hoja caduca, es decir, aquellos que pierden sus hojas en invierno Así. en verano nos protegerán del sol para mantener el cuarto fresco y, en invierno, aprovecharemos los rayos de sol para entibiar de manera natural el ambiente.

Escríbenos a ecoleed@ecoleed.cl

Esperamos tu contacto al Teléfono Móvil: +56 9 8226 5373, donde con gusto atenderemos tus inquietudes.

Te invitamos a seguirnos en redes sociales. Estamos en Facebook, Instagram y Twitter.

También recibimos tus consultas en nuestro Formulario Online.

Fuente: Agencia Chilena de Eficiencia Energética, Sector Público.